miércoles, 18 de abril de 2012

Los Proyectos: Aprender a Aprender

Para algunos vivimos en una “Sociedad del conocimiento”, aunque no estoy de acuerdo con esa expresión, es innegable que estos crecen con gran rapidez, y hasta su tiempo de vida, se va acortando. Esto lleva a la pregunta ¿Cómo se genera el conocimiento? Ya no es más el fruto de un trabajo en solitario, sino producto de una interacción social. Entonces ¿Por qué no aprender de la misma manera? La siguiente propuesta se relaciona con el tema.



El aprendizaje por proyectos es una metodología integral y multidisciplinar en la que el proyecto se articula como columna vertebral de la adquisición de conocimiento. Permite a los alumnos desarrollar sus fuerzas individuales y utilizarlas para construir su propio aprendizaje. Favorece la adaptación a diferentes formas, tiempos y culturas de aprendizaje, un valor fundamental en una sociedad como la actual cada vez más intercultural, integradora y globalizada. 

Mantener hoy en día a los estudiantes, de cualquier edad y condición, comprometidos y motivados es una tarea que se convierte en el gran reto del docente independientemente de su experiencia y creatividad. Aunque como tarea compleja que es, requiere de mucho esfuerzo del docente, parece que existen algunas estrategias o metodologías que favorecen la implicación del alumnado. Como metodologías podíamos citar algunas como las experiencias basadas en el trabajo de Lonis Malaguzzi en Reggio Emilia, el método Montessori o la pedagogía Waldorf iniciada por Rudolf Steiner. Actualmente está en auge una que, aunque no es nueva, parece recobrar importancia: El aprendizaje por proyectos.

Pero, ¿en qué consiste aprender por proyectos? El método por proyectos surge de una concepción educativa en la que el niño o estudiante es el protagonista y responsable de su propio proceso de aprendizaje. Además comprende ese proceso no como competitivo sino como colaborativo. El aprendizaje por proyectos es una forma de relacionarse con el conocimiento de forma interdisciplinar y generalmente grupal. El docente, en su tarea de acompañar y guiar al niño, propone una serie de temas sobre los que elaborar el proyecto. Serán los propios alumnos los que elijan el tema sobre el que más les interesa trabajar. Una vez que cuentan con un tema establecen una estructura de trabajo y temporalización.

Durante el tiempo que dura el proyecto se trabajarán diferentes contenidos, competencias y asignaturas de forma transversal. Es por esto que los centros que trabajan por proyectos no suelen tener libros de texto “al uso” ya que los materiales que utilizan se construyen sobre el propio aprendizaje y al mismo tiempo que éste.

El propio proceso de aprendizaje genera dudas, problemas y dificultades que el alumno, con el apoyo de sus compañeros y profesor, debe aprender a resolver por sí mismo. Este tipo de metodología desarrolla muchas capacidades como la autorregulación, toma de decisiones, aprender a pensar, reflexión, colaboración, trabajo en equipo, gestión del tiempo, negociación…ya que son ellos mismos los que planean, ejecutan y evalúan sus propios proyectos.

Es innegable que todas esas capacidades son aquellas que muchos padres quisieran desarrollar en sus hijos pero con todo, el legado más importante para este tipo de aprendizaje reside en su capacidad para motivar, generar deseos de aprender, alimentar la curiosidad innata de los niños, y fomentar el propio aprendizaje y desarrollo.
Los alumnos pueden constatar y comprobar las consecuencias de sus decisiones, la efectividad de las estrategias escogidas y el resultado que le ha dado cada uno de los medios de investigación que han utilizado. Por supuesto todo el conocimiento generado mediante esta metodología es altamente extrapolable a la vida real y por tanto mucho más significativo y enriquecedor. El proyecto ofrece al estudiante la posibilidad de generar algo que tenga un valor personal o social fuera del centro educativo y el entorno escolar lo que sin duda le otorga un valor añadido a la tarea de estudiar y aprender.
Aunque es un método que implica una gran carga de trabajo para el profesorado y un mayor esfuerzo a los alumnos se ha utilizado preferentemente en Educación Infantil, aunque cada vez hay más centros de Primaria que se animan a implantarlo ya sea como forma de trabajo principal dentro del plan de estudios o como complemento o apoyo a los sistemas de aprendizaje tradicionales.

Existen ejemplos de este tipo de metodología en colegio privados, pero también son cada vez más los centros públicos y concertados que, a pesar de la dificultad que supone adaptar estos métodos a las legislaciones educativas, tímidamente pero con paso firme van haciendo sus incursiones en metodologías más innovadoras o alternativas a las tradicionales.


Fuente
Revista digital de la Universidad de Padres on line
Autora
Coti Coloma
Psicóloga y Tutora de la UP on-line


3 comentarios:

  1. excelente trabajo espero que los docentes comprometidos por el futuro educativo lo lean!!!
    felicitaciones y a continuar
    saludos

    ResponderEliminar
  2. Coincido con la postura y los planteos, commo en la defensa de la actividad grupal.
    Aún así es bueno observar que el aprendizaje es individual.La capacidad de relacionar es personal,y si bien las relaciones grupales también condicionan el aprendizaje de alguna manera, la oiriginalidad de cada uno offrece los matices propios de la característica singular de la persona humana, y ofrece un placer distinto del encuentro personal con una nueva relación encontrada.
    Gracias por compartir las ideas.

    ResponderEliminar
  3. Este sistema de aprendizaje proporciona a la intuición del individuo la herramienta principal para su propio conocimiento. El aprendizaje por Proyectos no condiciona mas bien, como se explica en el Método Montessori, ofrece multiplicidad de opciones a escoger en forma individual y enriquece con la interacción del grupo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Busca en mis blogs

Google+