sábado, 21 de mayo de 2011

Ellas aprueban ellos fracasan

En cuestión de rendimiento escolar la desigualdad por sexos es preocupante. Los chicos no sólo tienen más dificultades que las mujeres para pasar de curso, también acumulan más suspensos, repiten más, abandonan antes el sistema educativo y se gradúan en menor proporción que sus compañeras.

Ayer, los presidentes de los Consejos Escolares autonómicos y del Estado pusieron sobre la mesa en Málaga un informe sobre resultados académicos desagregados por sexo que recoge estadísticas e indicadores del sistema educativo, para llamar la atención sobre esta circunstancia. Y no es para menos, porque los resultados no pueden ser más desfavorables y desalentadores para los hombres. A los 15 años, el 48% de los varones no está en el curso que le corresponde. Es decir, ha repetido uno o dos años. Esa diferencia se observa ya desde los 8 años (en segundo curso de Primaria), donde un 5% de las niñas y un 7% de los niños se encuentra en cursos inferiores a su edad.

Las diferencias se siguen apreciando también en la ESO: el 22% de las mujeres y el 35 % de los varones acaba la Secundaria Obligatoria sin el título, una diferencia de 13 puntos. Incluso en algunas comunidades autónomas esta diferencia alcanza hasta los 18 puntos.

Postobligatoria
La cosa no mejora en la Secundaria postobligatoria, donde también se aprecian grandes diferencias por sexos cuando reparamos en el porcentaje de población entre 20 y 24 años que han terminado esta etapa educativa con éxito y ha logrado obtener el título. Hay un 15% de diferencia entre ellos y ellas. Incluso en algunas autonomías, la distancia supera el 20%. Es cierto que España no es la única y que una circunstancia similar se repite en la Unión Europea. Pero menos. La distancia entre sexos es sólo del 5% y en Finlandia, referente mundial educativo, del 3%.

Mejores en todas las etapas
En resumidas cuentas, en todas las titulaciones, desde la ESO hasta el Máster, hay un porcentaje mayor de mujeres que de varones, con la excepción de los Programas de Cualificación Profesional Inicial (diseñados para aquellos jóvenes que tienen dificultades para obtener el título de enseñanza obligatoria), las enseñanzas deportivas y las de Música de grado superior. Sin embargo, en algunas titulaciones relacionadas con las Ciencias de la Salud, las diplomaturas universitarias, los idiomas o las relacionadas con el Arte, la desproporción es muy acusada (mayor de 60-40), refleja el documento del Consejo Escolar del Estado.

También hay más hombres que se desenganchan más del sistema educativo. Ocurre lo mismo en Europa, excepto en Bulgaria y Rumanía, pero en este caso la tasa media de abandono escolar es del 15 por ciento con una diferencia de 4 puntos entre los dos sexos, mientras que en España la tasa media es del 32% y sube al 38 en el caso de los hombres, mientras que en el de las mujeres es del 26%.

La evaluación de diagnóstico estatal que se hizo en el año 2009 a los alumnos de 4º de Primaria ha sido tenida en cuenta por el Consejo Escolar del Estado para constatar las diferencias de rendimiento según las materias. Las alumnas son mejores en Lengua Castellana y en Lengua Inglesa, (14 puntos a su favor), mientras que los alumnos toman ventaja a las féminas en Matemáticas (11 puntos) y en Mundo Físico.

Ahora bien, sabiendo que los chicos van peor en los estudios, «¿por qué no hacemos nada?» manifestó a LA RAZÓN Teresa Úcar, presidenta del Consejo Escolar del Estado. En su opinión, «es sorprendente que este problema de dominio público no produzca alarma social ni reacción alguna en la comunidad educativa y se acepte con cierta resignación que los chicos van peor en la escuela, como si se tratase de algo normal».

Úcar aseguró que el Consejo Escolar del Estado prevé dirigirse al Ministerio de Educación y a las administraciones educativas autonómicas para pedirle que examine la situación en profundidad y adopte las medidas oportunas para erradicar diferencias.

Otros estudios internacionales constatan estos mismos resultados, como es el informe Pisa, que refleja que en España las chicas tienen un promedio más alto en comprensión lectora y los chicos en competencia matemática y científica.

Otra cuestión ya es cuando nos adentramos en el mercado laboral. Es ahí donde la mujer sale perdiendo ya que «necesitan niveles de cualificación muy superiores a los de los hombres para conseguir los mismos ingresos», expone el informe. Y es que está demostrado que los ingresos medios de los hombres sin cualificar son más altos que los de las mujeres con educación superior no universitaria. Además, los ingresos medios de los varones con educación superior no universitaria son similares a los de las mujeres con diplomatura universitaria. El Consejo Escolar del Estado ha llegado a la conclusión de que el menor éxito de ellos en la escuela es un fenómeno que se conoce desde hace ya varios años, incluso en algunas comunidades autónomas como Navarra, que obtiene mejores resultados en todos sus niveles, desde la Primaria hasta la Educación Superior.

También es cierto que en las evaluaciones que se han hecho para averiguar lo que saben los estudiantes «los varones españoles obtienen resultados diferentes a los de sus compañeras, pero no inferiores en algunas materias en las que detacan más.

Varón y buen estudiante, incompatible
- Los modelos sociales no ayudan a cambiar la situación de desigualdad en la que se encuentran los hombres en la escuela con respecto a las mujeres. «Ser chico y buen estudiante no parece compatible y los personajes que triunfan en televisión no son precisamente los que van bien en la escuela», asegura Teresa Úcar, presidenta del Consejo Escolar del Estado de Navarra. O si no, ¿a qué chico le gustaría parecerse a Fidel, el empollón de la serie Aída?, por poner sólo un ejemplo. Úcar también cree que el sistema educativo español se adapta mejor a las exigencias de las chicas.

Autora
Rocío Ruiz
Fuente
http://www.larazon.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Busca en mis blogs

Google+