miércoles, 7 de septiembre de 2016

EL BULLYING: UNA EXPERIENCIA NEGATIVA EN EL CEREBRO

El cerebro sufre las consecuencias negativas de un bullying, si el acoso escolar se presenta en una etapa crítica de la vida: los 7 a 12 años. El impacto puede dejar consecuencias terribles en el cerebro de la víctima.

¿Qué es el bullying? Para describirlo como tal, al menos debe existir uno de los siguientes elementos: intimidación repetitiva, violencia física, crear chismes negativos o favorecer el aislamiento social hacia una persona. Para el agresor, el bullying no es un proceso aleatorio, está presente en él, con antecedentes de autolesión, irritabilidad, enojo constante e inmadurez intelectual buscando siempre la justificación divertida de los actos en contra de sus víctimas.
En México las cifras oscilan entre un 77 a 92% de escolares que alguna vez sufrieron de acoso escolar.
¿Qué factores favorecen al bullying? Salones escolares pequeños, con ambiente escolar negativo, edades menores de 16 años, ambiente con mayoría de población varonil y antecedentes en casa de los acosadores de depresión, baja autoestima y aislamiento social. Un nulo involucramiento por parte de los padres a los problemas de sus hijos así como la baja escolaridad de los progenitores. Es decir, la mejor enseñanza que puede tener un acosador la encuentra en su propia casa.
Quien hace bullying busca con intensión molestar a alguien, con una conducta repetitiva procurando ejercer un control de poder social. Los varones suelen ejercer el bullying de manera directa, con violencia y a través de la búsqueda de humillar. Las mujeres, suelen intimidar de forma indirecta a través de chismes e historias.
Un artículo reciente publicado en la prestigiada revista Am. J. Psychiatry, en el que se analizó una población europea a través de 58 años, se identificó que las personas que tuvieron en su infancia antecedentes de acoso escolar tienen como consecuencia cambios negativos en la vida adulta, siendo el cerebro el principal organo afectado.
El bullying favorece en la víctima la posibilidad de padecer ansiedad, dificultades académicas, disminución de la empatía y autoestima, actitudes sumisas, falta de confianza, y paradójicamente existe también la posibilidad de favorecer la agresividad y la inducción de conductas provocadores.
Las víctimas de bullying tienen una historia común: tener crisis de ansiedad, una personalidad antisocial y favorecer la decisión de suicidio.
En estos pacientes, se tienen cambios a nivel genético, el ADN sufre modificaciones en regiones clave para su duplicación o copiado, los telómeros, unas estructuras relacionadas con el material genético se modifican o pierden, con la consecuencia de que algunas células cambian su capacidad de adaptarse al estrés, favoreciendo un envejecimiento temprano. Existe una proclividad de búsqueda de satisfactores inmediatos por parte del regiones relacionadas a eventos placenteros en el cerebro, por lo que el inicio de algunas adicciones se ven favorecidas. El estrés psicológico se perpetúa como aprendizaje en etapas críticas por parte del hipocampo. Aprender con dolor y miedo son los dos principales saboteadores en la etapa escolar. 
En el cerebro se producen modificaciones anatómicas que inciden en los cambios conductuales de las victimas de bullying. Debido a que la agresión es constante, el cerebro introduce códigos de resistencia inadecuados. La amígdala cerebral detona la gran mayoría de los estímulos como negativos: de la apatía, a la irritabilidad pasando por el llanto. El giro del cíngulo asocia interpretaciones inadecuadas de los rostros, en consecuencia, las víctimas de bullying les cuesta trabajo reconocer el dolor ajeno y además de no interpretar correctamente el suyo. El estrés psicológico se perpetúa como aprendizaje en etapas críticas por parte del hipocampo. Aprender con dolor y miedo son los dos principales saboteadores en la etapa escolar. Este cambio cognitivo es lo que es más difícil de olvidar y a su vez, el más fácil asociarlo a otras experiencias que nada tienen que ver en la vida adulta. A nivel neuroquímico, la disminución de serotonina en el cerebro es gradual y va afectando poco a poco, hasta reconocer que la depresión es un estado normal y cotidiano. Una amígdala cerebral sobreactivada y un hipocampo disminuido en su función son una combinación terrible: una persona que emite conductas inmediatas con  disminución de la capacidad para aprender de los errores. Una disminución de neurotransmisores de serotonina, dopamina y GABA condicionan la depresión y la ansiedad.

¿Qué hacer ante el bullying?
  1. Propiciar amistades de calidad. La dopamina y oxitocina fortalecen el sistema de recompensa del cerebro, mejorando el  autoestima.
  2. Propiciar las habilidades para solucionar problemas: la terapia cognitiva es necesaria para fortalecer el conocimiento y otorgar una mejor explicación de los hechos.
  3. Favorecer el intelecto: el conocimiento y estudio promueven redes neuronales que son el andamiaje de una salud mental adecuada.
  4. El apoyo de los padres es fundamental para escuchar, acompañar y buscar la resiliencia. Este proceso es la principal antítesis para mejorar la neuroquímica cerebral.
  5. Comunicación constante: el factor psicológico y social es necesario para evitar que el bullying siga siendo el problema que ahora representa.




Por. Eduardo Calixto

Fuente: http://www.excelsior.com.mx/blog/neurociencias-en-la-vida-cotidiana/el-bullying-una-experiencia-negativa-en-el-cerebro/1111179

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Busca en mis blogs

Google+