jueves, 10 de octubre de 2013

Formación de la Inteligencia Emocional en el ámbito Educativo:


¿Qué significa “Educación emocional”? ¿Debe la Escuela ocuparse de ella? Hasta el momento, la preocupación se centra en competencias intelectuales, quedando las emocionales fuera. Además ¿Están las competencias emocionales, desligadas de las restantes? 
 


Uno de los autores que ha trabajado la inteligencia emocional, enfocado al contexto pedagógico es el Dr. Rafael Bisquerra, autor de renombre en el ámbito educativo, que conceptualiza la educación emocional como una innovación educativa que responde a necesidades sociales no atendidas en las materias académicas ordinarias. La base de la conceptualización de la educación emocional se sustenta en los conceptos de emoción, teorías de la emoción, la neurociencia, la teoría de las inteligencias múltiples, la inteligencia emocional, la educación psicológica, la educación para la salud, las habilidades sociales, etc.

El objetivo de la educación emocional es el desarrollo de las competencias emocionales: conciencia emocional, regulación emocional, autogestión, inteligencia interpersonal y habilidades de vida y bienestar. (Bisquerra R.).

Bisquerra define la educación emocional como: Un proceso educativo, continuo y permanente, que pretende potenciar el desarrollo de las competencias emocionales como elemento esencial del desarrollo humano, con objeto de capacitarle para la vida y con la finalidad de aumentar el bienestar personal y social.

Bisquerra expone su modelo de competencia emocional entendiendo las competencias emocionales como: El conjunto de conocimientos, capacidades, habilidades y actitudes necesarias para tomar conciencia, comprender, expresar y regular de forma apropiada los fenómenos emocionales.

Las emociones no pueden ser desligadas de los demás procesos mentales, y es por ello que, mejorando y dominando dichos aspectos emocionales, las capacidades y habilidades que conforman la inteligencia emocional, se fomenta la mejora en la acomodación en el contexto social, además de promover la mejora de la actitud frente a los sucesos vitales. Entre los aspectos que se ven favorecidos por las competencias emocionales están los procesos de aprendizaje, las relaciones interpersonales, la solución de problemas, etc.

Según el modelo de Bisquerra, las competencias emocionales se estructuran en cinco grandes competencias o bloques:

Competencias emocionales:
1) Conciencia emocional: Se refiere a la habilidad de ser consciente de las emociones y sentimientos propios y ajenos, así como saber reconocer el clima emocional dado en diferentes situaciones o contextos sociales.
Incluye competencias como:
·      Percepción emocional propia
·      Saber nombrar las emociones vividas
·      Entender las emociones ajenas
·      Ser consciente de la relación entre las emociones, los pensamientos y las formas de actuar

2) Regulación emocional: Se refiere a la capacidad de gestionar las propias emociones de manera adecuada a la situación y al contexto determinado. Supone la toma de conciencia de la relación entre las emociones, los pensamientos y las formas de actuar, así como saber relativizar las situaciones y saber mostrar una actitud positiva ante las emociones. Implica habilidades emocionales tales como:
·      Expresar la emoción adecuada
·      Manejo de emociones
·      Capacidad de afrontamiento

3) Autonomía emocional: Es la competencia referida a la capacidad de autogestionarse propiamente, y engloba habilidades como: Autoestima y automotivación
·      Autoeficacia emocional
·      Resiliencia
·      Cuestionamiento y reflexión acerca de los estándares sociales

4) Competencia social: Habilidad para saber relacionarse socialmente de la forma más adecuada y efectiva, sabiendo ajustar las emociones a cada contexto o situación social dada. Implica el control y dominio de habilidades como:
·      La comunicación efectiva (tanto en la expresión como en la recepción comunicativa)
·      Asertividad, respeto al prójimo, comportamiento prosocial y colaborativo

5) Competencias para la vida y el bienestar: Hacen referencia, de forma global, a las capacidades y habilidades que se requieren para afrontar los retos vitales cotidianos de la forma más efectiva y adaptativa, responsabilizándose de sus propias esfuerzos y provocando satisfacción, recompensa y equilibrio el superarlos.
Implican capacidades y habilidades como:
·      Precisar objetivos realistas
·      Toma de decisiones
·      Equilibrio emocional
·      Responsabilidad y compromiso
·      Fluir





Extraído de
Universidad Internacional de La Rioja
Facultad de Educación
Las competencias emocionales
Familia y Escuela
Trabajo fin de grado presentado por:          
Ana Serra Jorro

1 comentario:

  1. . COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
    EN LA CONDUCCION DIARIA

    Cada señalización luminosa es un acto de conciencia

    Ejemplo:

    Ceder el paso a un peatón.

    Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

    Poner un intermitente

    Cada vez que cedes el paso a un peatón

    o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.


    Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.


    Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.


    Atentamente:
    Joaquin Gorreta 55 años

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Busca en mis blogs

Google+