martes, 4 de septiembre de 2012

Aprendizaje significativo, Implicaciones prácticas.

La teoría nos puede ser útil, en la medida que nos ayude a comprender lo que sucede en la escuela, y de esa manera podremos llevar a cabo innovaciones más exitosas. Un aporte importante es el de Ausubel ¿Qué implicaciones prácticas implica? ¿Cómo nos puede ayudar en la organización de las actividades?



Antes de abordar las implicaciones prácticas del aprendizaje significativo en el aprender a aprender nos parece pertinente hacer algunas consideraciones. Comenzamos con aportar algunas ideas marco sobre Ausubel en contraposición a Bruner.

Las aportaciones de Ausubel respecto al aprendizaje contrastan con las de Bruner, así el primero defenderá un aprendizaje por recepción frente al de descubrimiento postulado por el segundo. En consecuencia el profesorado tiene que presentar el material objeto de aprendizaje de una forma organizada, secuenciada y hasta cierto punto acabada. Este método de Ausubel que insiste en la recepción se denomina enseñanza expositoria. Para Ausubel el aprendizaje en la clase tiene que ser por recepción y significativo. Así en el aprendizaje por recepción el contenido total a aprender se le presenta al alumno en su forma final de forma que el alumno no tiene que hacer ningún descubrimiento independiente. En lo que respecta al aprendizaje por recepción significativo, según Ausubel, la tarea o material es hecha significativa durante el proceso de internalización.

En la concepción del aprendizaje Ausubel se decanta por una enseñanza deductiva. Así el aprendizaje parte del concepto general o subsumidor para alcanzar los específicos, lo cual le separa de nuevo del planteamiento de Bruner.

Ausubel defiende que el objetivo de la enseñanza es ayudar a los alumnos a comprender el sentido de la información presentada, no descubierta, para que combine el nuevo material a aprender con el ya poseído. Rechaza el memorismo, dado que es preciso realizar conexiones con el conocimiento ya existente.

La enseñanza expositoria de Ausubel se caracteriza por. la necesidad de la interacción entre profesor y alumnos, así en el transcurso de la clase preguntará a los alumnos con cierta frecuencia; se utilizarán múltiples ejemplos; es deductivo, como antes indicamos, se presentan los conceptos más generales para alcanzar luego los más específicos; en la presentación del material se parte de un organizador previo para continuar con el contenido subordinado.

Los organizadores previos son generalizaciones que adoptan diferentes formas: como la definición de un concepto, una analogía entre el nuevo material y algún ejemplo conocido o simplemente una generalización. El organizador pretende actuar de puente conceptual entre el nuevo material a aprender y el conocido. Estos organizadores previos son particularmente útiles en el aprendizaje cuando el material es especialmente nuevo o difícil o al apreciar que la capacidad de los alumnos es limitada en el tema que nos ocupa. Entre las finalidades de estos organizadores se encuentran: el centrar la atención en lo importante, destacar la relación entre las ideas que serán presentadas y permiten recordar aspectos relevantes, previamente conocidos y de utilidad cuando se presenta el nuevo material a aprender. Tras el organizador previo se trata de presentar el contenido subordinado. En este sentido se establecen semejanzas y diferencias, se proporcionan ejemplos y se ayuda a los alumnos a establecer relaciones entre los ejemplos y la idea general.

Con lo apuntado hasta aquí podemos entresacar las distintas fases por las que debe pasar una aplicación práctica de la teoría de Ausubel en el aula:

1.- Disposición de los alumnos en el aula, de forma que puedan favorecer las interacciones entre profesor y los alumnos.

2.- Presentación del organizador previo, como por ejemplo la definición de estrategia metacognitiva, con sus dos componentes, conocimiento y autorregulación; o recurrir a una definición de algún autor sobre estrategia de aprendizaje partiendo de las presentadas por Beltrán.

3.- Presentación de un ejemplo referido a la metamemoria en la que se diferencien esos dos componentes podemos partir para ello de la definición de Javier Burón quien define la metamemoria como: "el conocimiento que tenemos de nuestra propia memoria (sus recursos, limitaciones, operatividad, etc.), el cual nos permite hablar de ella, analizarla y diseñar estrategias para recordar mejor".

4.- Presentar el contenido subordinado, por ejemplo, señalando diferencias entre lo que serían técnicas y estrategias de aprendizaje. Puede resultar particularmente gráfico un ejemplo de una comunicación presentada en el Congreso Internacional de Educación Cognitiva de Zaragoza el cual establece una diferencia básica entre estrategia y herramienta. "Una herramienta es aquélla que más se adecua a un problema concreto a solucionar - una llave inglesa o martillo según necesidades -, pero en el momento en que elegimos una herramienta u otra en nuestro problema concreto, esa es nuestra estrategia".

5.- Presentar nuevos ejemplos fomentando la interacción entre profesores y alumnos.

6.- Ayudar a los alumnos a integrar toda la información, realizando contrastes y comparaciones, es decir, estableciendo semejanzas y diferencias, lo cual es fundamental a la hora de relacionar la nueva información con la que se posee ya.

En síntesis podemos decir que estas fases en una lección, comunes aunque nos refiramos a otra temática diferente al aprender a aprender, recogen las cuatro características básicas de la enseñanza expositoria: interacción, ejemplos, deducción y secuencia.

Mención  especial  requiere  el  uso  de  los  mapas  conceptuales  para  el aprendizaje significativo. Lo cierto es que Novak dedica un capítulo de su libro bajo ese mismo título. Aunque existen otras formas de representar el contenido a aprender como pueden ser los diagramas de flujo, ciclos, árboles de predicados... pero ninguno se acomoda como los mapas a la teoría de Ausubel. Si lo fundamental según Ausubel es averiguar lo que saben los alumnos y actuar en consecuencia, Novak  indica: "Ausubel nos proporcionó a los educadores instrumentos simples y funcionales para ayudarles a averiguar lo que el alumno ya sabe. Ese instrumento educativo son los mapas conceptuales: se han desarrollado especialmente para establecer comunicación con la estructura cognitiva del alumno y para exteriorizar lo que éste ya sabe de forma que quede a la vista, tanto de él mismo como del profesor".

Concluir en la polémica, con la que iniciamos estas líneas, que en ocasiones se estable entre aprendizaje expositorio y por descubrimiento que ambos son complementarios. La alternancia de cualquier forma entre una metodología basada en el aprendizaje por descubrimiento y exploratoria puede ser la llave para una docencia de calidad, dado que de la pertinencia de una u otra modalidad da cuenta la situación. Así la enseñanza expositoria es particularmente útil en la enseñanza de relaciones entre conceptos; dado que exige manipular ideas resulta más apropiado para los alumnos de secundaria y universidad; es igualmente útil cuando se abordan relaciones abstractas.



Extraído de
Estrategias metacognitivas y de aprendizaje: estudio empírico sobre el efecto de la aplicación de un programa metacognitivo, y el dominio de las estrategias de aprendizaje en estudiantes de E.S.O, B.U.P y Universidad
Memoria para optar al grado de doctor presentada por
Pedro Mariano Bara Soro
Bajo la dirección del Doctor: Esteban Sánchez Manzano



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Busca en mis blogs

Google+