sábado, 17 de marzo de 2012

En “bullying” impunidad

El “bullying” o “acoso escolar”, violencia física y/o verbal entre alumnos, está naturalizada. Siempre existió y los adultos no se sentían implicados, provoca daños que pueden ser severos en las víctimas ¿No es hora de ocuparnos de ello?

El siguiente artículo, publicado en un diario mexicano hace afirmaciones, válidas también para otros contextos, incluso en el uso de las nuevas tecnologías.






Depresión, bajo rendimiento escolar y sueño excesivo, entre los síntomas de las víctimas

PROPAGACIÓN. Autoridades de la CEDH informaron que los jóvenes implicados en las peleas suben videos al portal de YouTube, donde humillan a las víctimas con comentarios ofensivos
La falta de denuncia del acoso escolar genera un ambiente de impunidad que alienta actos de discriminación y otras violaciones a derechos humanos dentro y fuera de las escuelas, concluyó la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) en el diagnóstico sobre bullying en Querétaro.

El documento, publicado este mes, revela que las víctimas “presentaron síntomas similares como sueño excesivo, bajo rendimiento escolar, depresión, alteraciones en el apetito, irritabilidad o comportamientos repetitivos, es decir, lo que ellos padecieron lo reproducen hacia sus pares, todo ello como efecto de un estrés postraumático”.

Se advierte que las consecuencias afectan a todos los niveles, pero especialmente al agredido, cuyos efectos van más allá de la vida escolar y puede provocar graves estados de ansiedad y depresión.

En el diagnóstico se citan conclusiones de estudios, como el realizado en 2009 por la catedrática de evaluación sicológica Maite Garaigordobil, quien asegura que “los adolescentes que han sufrido conductas de intimidación o bullying tienen bajo nivel de inteligencia emocional, baja emotividad, baja autoestima, baja tolerancia a la frustración, baja eficacia, y poca actividad”.

De enero a agosto de este año la comisión recibió 19 denuncias formales de acoso, ocho más que en 2010, destacándose que la modalidad que más se practica es el acoso verbal, a través de burlas y humillaciones, seguida del físico a través de golpes, y el ciberbullying.

“La gran mayoría de las víctimas de este tipo de agresiones permanecen en silencio, lo que implica un enorme reto para las instituciones del Estado”, dice el diagnóstico. 

Aumentan las agresiones
Comparados con los datos de 2010, cuando se reportaron 11 casos de bullying en la CEDH y en la Procuraduría General de Justicia (PGJ), las cifras de 2011 suponen un ligero incremento en la denuncia de este tipo de hechos. “Sin embargo, persiste la dificultad para denunciar estas conductas, en parte debido a que no existe una identificación clara entre las víctimas, padres de familia y maestros respecto a qué institución (es) pueden y deben acudir en estos casos”.

De los 19 casos analizados en el diagnóstico, 10 fueron registrados y atendidos por la CEDH en coordinación con la USEBEQ, cinco por la PGJ y cuatro por la Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia del sistema estatal para el Desarrollo Integral de la Familia. De ese total, 14 ocurrieron en el municipio de Querétaro, dos en Corregidora, do en San Juan del Río y uno en Cadereyta de Montes.

El documento también revela que en la mayoría de estos casos, “los acosadores molestaron con el apoyo de otros compañeros (que alentaban las peleas) o frente a más personas”.

Para la subsecretaria ejecutiva de la CEDH, Araceli Moreno Torres, “el bullying se puede ver de diferentes maneras, puede iniciar incluso en el poner un apodo a un chico, burlarse de él y ejercer ciertas burlas hacia su persona y con ello se puede dar la discriminación, los estamos estigmatizando, señalando y marginando, desde la falta de respeto es una manifestación de lo que ellos llevan a la escuelas, y por ello la importancia de que los padres de familia estén cerca con los hijos”. 

Contrarrestar el “bullying”
El presidente de la CEDH, Adolfo Ortega Osorio, consideró que “es momento justo para que las autoridades competentes unan esfuerzos con la sociedad civil, para generar políticas públicas que contengan una realidad que vulnera el sano desarrollo de los niños y niñas”.

Hizo un llamado a las instituciones del estado, a las familias, a los medios de comunicación y a la sociedad en general, para que desde su ámbito de competencia “tomemos acciones inmediatas para prevenir y erradicar el acoso escolar”.

La CEDH sugiere cuatro acciones para atender esta problemática: realizar una campaña informativa en el estado, apoyada por todas las instituciones competentes y a través de los medios de comunicación sobre el bullying y ciberbullying, así como para fomentar la denuncia.

Implementar un mecanismo que brinde claridad, certeza y confianza a las víctimas, familiares y maestros que deseen denunciar un caso de bullying o solicitar algún tipo de apoyo; desarrollar cursos de capacitación para el conocimiento y manejo de redes sociales dirigidos a maestros y padres de familia, a fin de detectar y prevenir casos de bullying y ciberbullying.

Consideró necesario foros con autoridades, académicos y organizaciones civiles para determinar los lineamientos y el ámbito de competencia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Busca en mis blogs

Google+