martes, 3 de enero de 2012

El exceso de información atenta contra la capacidad de concentración

La concentración es un elemento clave para lograr aprendizajes, por ello resultan de interés las investigaciones sobre ella. El siguiente artículo periodístico trata el tema.



Un estudio muestra que los niños menores de un año pueden ser entrenados para autocontrolar la atención, con importantes beneficios cognitivos

La capacidad de concentrarse es vital para el aprendizaje profundo, y en la actualidad es una de las habilidades más amenazadas por la sobreoferta de información. "Las diferencias en el control de la atención emergen en una etapa muy temprana del desarrollo, y que los niños con mejor control de la atención aprenden mejor en la escuela", afirma Sam Wass, del Centro para el Desarrollo Cerebral y Cognitivo en la Universidad de Londres.

"La conexión es intuitiva", dice. "Cuanto mejor pueda un niño concentrarse en un objeto, como ser un libro, y hacer a un lado las distracciones, por ejemplo gente moviéndose a su alrededor, más conseguirá aprender. Lo que vemos es que el control de la atención puede ser promovido a una edad mucho más temprana de lo que suponíamos".

Los resultados de la investigación tienen implicancias de enorme importancia para mejorar el rendimiento escolar, en especial en los niños con dificultades de aprendizaje, sostienen los investigadores.

Durante el estudio se entrenó a un grupo de infantes de 11 meses de edad para dirigir la mirada hacia imágenes en la pantalla de un computador. Por ejemplo, una mariposa volaba sólo si los niños mantenían sus ojos fijos en ella, mientras otros elementos distractivos aparecían en el monitor. Los ejercicios tuvieron lugar cada tres días, durante una quincena.

La mitad de 42 niños fue entrenado de este modo, en tanto el resto simplemente miraba televisión. Al concluír las pruebas, los niños fueron evaluados en ciertas habilidades cognitivas. Los que habían sido entrenados mejoraron su capacidad para enfocar la atención por períodos más largos, y para dirigir la atención de un punto a otro. También mostraron ser más capaces en reconocer patrones, y mostraron pequeños pero significativos cambios en el modo espontáneo de observar mientras se entretenían con sus juguetes.

"Los resultados parecen mostrar una habilidad mejorada que altera la frecuencia del movimiento ocular en respuesta al contexto", comentó Wass. "En el mundo real, a veces queremos enfocarnos en un objeto de interés e ignorar las distracciones, y a veces queremos mover el foco de atención rápidamente dentro de un cuarto, por ejemplo para interpretar las conversaciones en una situación social. Esta flexibilidad en la distribución de la atención parece haber mejorado luego del entrenamiento".

Que la mejora de la concentración en estos niños haya resultado en una mejora de la performance en tareas diversas apoya la noción de que hay una gran plasticidad en el cerebro infantil.

"En otras palabras, si queremos alterar sustancialmente el desarrollo cognitivo, parece que cuanto más temprano, mejor", dijo Wass.

Pese a todo, queda por ver si este tipo de entrenamiento persiste en el tiempo, o si se pierde tan rápido como fue adquirido.


Fuente
(tiempopyme)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Busca en mis blogs

Google+